miércoles, 18 de febrero de 2015

CRÓNICA HELENA

Por Azulenca

 Había un rey con una pelucona puesta que decía: El Estado soy yo. Aquí tenemos uno con coleta que dice: Podemos soy yo. Y que además tiene un reloj que hace tic-tac, pero a mí esta onomatopeya me sonó más a bomba de relojería que a despertador. Pero detrás de Iglesias está un Monedero, con dineros; lleno de trampas y enredos fiscales. No es de extrañar que el muchacho haría honor a su apellido Monedero, y que le sería fácil hacer el famoso informe sobre la acuñación de la moneda bolivariana a los venezolanos. En fin… Aquellos polvos trajeron estos lodos. Cierto es que para no haber tocado poder todavía, estos elementos saben tender sus redes para sacar tajada. Tanta casta y castita y ellos ya saben de encastes.
Los hermanos griegos de Podemos, Syriza, ya están en el poder y ya veremos… A mí los griegos no me convencen, aunque vayan sin corbata y en plan de “esgarramantas”. No es serio pasearse por Europa como lo hacen ellos, parecen los vaqueros de una película del oeste entrando en un “saloon”. Lo serio en el caso de esta pandilla helena que va de turné por toda Europa, sería que hicieran como Diógenes, aquel filósofo que vivía en un barril e hizo de su pobreza una virtud. Pues eso, que tomen nota de su propia historia, de su cuna filosófica y se la apliquen. Porque si se toman a pitorreo su deuda y encima le echan un pulso a la lechera germana, los veo viviendo en un barril y predicando la pobreza a los pobres de su país. Por otra parte han creado un gobierno al más clásico estilo griego: sin ninguna mujer. Y después de tanto protagonismo griego en los telediarios, hay que decir que toda esta pandilla acabará arrodillada y lo saben; pero tienen que hacer ver a su electorado que están haciendo algo. Será una bonita foto la de todos estos galanes griegos arrodillados ante la gran dama germana. Y a mí que me da que a la Merkel le va el yogur griego…
2015 va a ser un año lleno de erecciones, perdón, elecciones. En qué estaría pensando… Tantas urnas en un año pone cachondo a cualquiera, más, tal y como están las cosas en este país de sainete: Bárcenas en la calle, la Pantoja en la cárcel, el pequeño Nicolás de plató en plató, los gnomos catalanes tan campantes, el chato Chaves y Griñán imputados… Se me olvidaban las Barriguitas: la preñada permanente y la recién preñada, Sor Aya y Susana. Y luego esa bella historia que me parece la de dos Quijotes en busca de autor: Tomás Gómez y Pedro Sánchez. Pobre Tomás… le cambiaron la cerraja de su despacho y lo único que quería recuperar era su colección de Vespas. ¿No resulta encantador lo de este hombre? Un candidato a la Comunidad de Madrid al que le arrebatan la candidatura de la mano y lo único que quiere recuperar de su despacho es una colección de Vespas. Extraño, ¿no? Creo que este hombre más que una oficina tenía una habitación infantil, dada su preocupación y la decoración.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, me gusta ser socarrona y conseguir el efecto.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Si Sócrates levantara la cabeza... Un abrazo.

      Eliminar
  3. Socarronería, que no so...carroñería.Un juego de palabras interesante.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena crónica. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. La realidad da para pocas bromas pero tu forma de contar es mordaz y divertida.

    ResponderEliminar